Egunerokoak

Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra
(+ info)

Aceptar
Munduan zehar: un viaje por las culturas

Munduan zehar: un viaje por las culturas

17 de Ekaina de 2019

Llega junio y, prácticamente sin darnos cuenta, nos encontramos al final del curso. El cansancio propio de todo el esfuerzo del año se une a la ilusión por el inminente descanso estival. Sin embargo, si hacemos un esfuerzo por borrar de nuestras cabezas el agobio de última hora, seguro que somos capaces de recordar cada una de las emocionantes actividades que hemos llevado a cabo. Una de ellas, sin duda, ha sido el viaje alrededor del mundo que el alumnado de 5 años acaba de realizar dentro del proyecto llamado “Munduan zehar”.

“Munduan Zehar” es la excusa perfecta para abrir las mentes de nuestras niñas y niños a diferentes culturas partiendo siempre de la propia. Por ello, entendemos que el punto de partida ha de ser el entorno cercano al colegio y su realidad cultural. Una vez conocidas las costumbres de nuestra Comunidad Autónoma y, tras comprobar que tenían los pasaportes en regla, nuestras viajeras y viajeros comenzaron su viaje virtual.

La primera parada, sin salir de Europa, fue el Reino Unido. Tras un viaje en avión, aterrizaron en Londres y, obviamente, las primeras palabras que escucharon  sonaron familares: “hello, welcome to the United Kingdom”. Ciertamente, para un alumnado trilingüe como el nuestro fue mucho más sencillo pasear por Picadilly Circus, visitar el Big Ben e, incluso, pedir un ticket para subirse a un Double-decker.

Aunque la lógica nos llevaría a pensar que niñas y niños de 5 años podrían tener miedo a viajes largos, nada más lejos de la realidad. No tuvieron ningún problema en montarse en un barco para cruzar el Océano Atlántico rumbo a América. Y el trayecto no fue fácil, no. Sin embargo, la destreza de la tripulación les permitió llegar a México. Allí disfrutaron descubriendo culturas ancestrales como la maya o la azteca.

Después de pasar dos días en el continente americano, volvieron a sumergirse, esta vez en un submarino, para tomar rumbo a Oceanía. Allí les esperaban los maoríes con sus intimidatorias Hakas, los aborígenes australianos haciendo sonar sus peculiares didgeridoos y los simpáticos canguros. Fue un momento incomparable para comprobar la mezcla de ambas culturas: la autóctona y la anglosajona.

África fue la cuarta parada de este viaje. En concreto, Egipto fue el destino del avión que partió desde Sidney. A pesar del calor llegado del cercano desierto, nuestros intrépidos viajeros se montaron en los camellos para visitar las tierras de los faraones. Pirámides, impresionantes construcciones castigadas por los siglos… fueron el marco incomparable de aquellos dos días.

El cansancio se empezaba a sentir en las caras cuando la expedición llego a China, en Asia, última estación antes de regresar a casa. Además de los días acumulados, el medio escogido para hacer el trayecto entre El Cairo y Pekín no ayudó: el tren. Nada más y nada menos. Pero no hay cansancio que valga cuando se trata de descubrir costumbres tan arraigadas como las chinas. Nuestros peques se quedaron maravillados ante la majestuosidad de los templos, los impresionantes dragones y se perdieron caminando por la Gran Muralla.

Y tocó regresar. Siempre es reconfortante volver a casa. Más aún después de realizar un periplo tan intenso alrededor del planeta. Cinco continentes visitados y un montón de imágenes en la retina que no olvidarán. Eso sí, iban a darlo todo en el último viaje. No se les ocurrió mejor idea que regresar en trainera. ¡Desde China!

Año tras año, la experiencia y, ante todo, el feed-back del alumnado y de las familias nos reafirman en la idea de que este proyecto es enriquecedor. Ya no tan sólo por los conocimientos que se adquieren, también por la oportunidad de conocer culturas distintas a la nuestra. Ese conocimiento ayuda a entender y entender conduce inevitablemente al respeto.

Por último, si a través de este artículo os hemos despertado la curiosidad, os invitamos a visitar el Blog en el que fuimos recogiendo todas las experiencias vividas en este largo viaje https://munduanzehar2016.blogspot.com/ . No os arrepentiréis.