Día a Día

Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra
(+ info)

Aceptar
SOMOS LO QUE COMEMOS

SOMOS LO QUE COMEMOS

28 de febrero de 2018

JM BILBAO IKASTETXEA, HACIA UN MODELO MÁS SALUDABLE Y SOSTENIBLE DE ALIMENTACIÓN ESCOLAR

¿Sabían que prácticamente toda nuestra salud depende de lo que comemos? Físicamente estamos construidos por millones de células, para sobrevivir cada una debe de alimentarse; la salud de estas estructuras depende de la recepción de los nutrientes que necesitan para funcionar. La comida es clave de nuestra salud física y emocional y por ello JM Bilbao Ikastetxea tiene claro cual es el modelo.

La responsabilidad laboral de los padres hace que actualmente un 40% del alumnado coma ya a diario en los comedores escolares, y la cifra va en aumento. Dos millones de niños almuerzan, en muchos casos, lo que se ha preparado en inmensas cocinas industriales hasta varias semanas antes. Es el denominado “catering” de línea fría. Las raciones llegan etiquetadas al colegio dos veces por semana, se calientan y se sirven el día que corresponda. A la sazón, los nuevos centros escolares ni tan siquiera se construyen con cocina. Se acondiciona un ‘office’ con dos o tres máquinas para la conservación en frío y calentado, y desde ahí el personal gestiona la entrada y reparto de los menús. 

La polémica ya está servida desde hace un tiempo: ¿Catering o cocina propia? Inmersos en un debate cada vez más polarizado en el que se discute sobre la comida que se sirve a nuestros hij@s en los comedores escolares y la forma de gestionarlos, la Dirección del JM Bilbao tiene clara cuál es su apuesta: Cocina propia. El huerto gobernado por Óscar el cocinero, y situado en las inmediaciones de las instalaciones, no hace más que evidenciar lo que se fragua día a día en sus fogones. No hay ni trampa ni cartón.

La cocina de este Centro escolar cuenta con un equipo de profesionales cualificados integrados por 3 cocineros y 9 auxiliares que ayudan a servir la comida y a atender diariamente a su alumnado en los dos comedores de los que dispone el Colegio. Avalados por una experiencia de 40 años y de la mano de “Hostelería Goikoa”, en los fogones del JM se elabora una comida casera que sigue la dieta mediterránea e incluye legumbre dos veces a la semana, arroz, verdura… Se presta especial mimo a la forma de elaboración para evitar la obesidad y se intenta que los niñ@s aprendan a comer de todo y prueben nuevos sabores según la edad.

Son muchas las razones que han empujado al JM Bilbao a defender a ultranza este modelo de comedor escolar. En consonancia con su ideario y línea pedagógica, el comedor escolar aspira poco a poco a ser un espacio educativo, donde los niñ@s adquieren hábitos alimentarios saludables y en donde la alimentación se convierte en una asignatura más del currículum. “Este espacio tiene que servir para que aprendan a alimentarse bien y que las cocinas puedan ser herramientas de actividad educativa, fomentando la socialización y los valores” declara Eider Goikouria, Directora pedagógica del Centro”. El “Proyecto Perseo” en primaria ha sido durante este curso el condimento perfecto para la materialización de estos objetivos, además de la reciente iniciativa de los “2 días de fruta” en los recreos.

La Dirección aboga también con este modelo por querer preservar las relaciones justas. Proyectos como el del Negutegi o el taller de “Sendabelarrak” (hierbas curativas) buscan sensibilizar a los niño@s que el consumo escolar promueva una compra responsable de alimentos que garantice la rentabilidad económica.