Día a Día

Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra
(+ info)

Aceptar
¡......OE,OE,OEEEEEEEEEE..!

¡......OE,OE,OEEEEEEEEEE..!

15 de mayo de 2018

El pasado viernes 4 de mayo se celebraba en el BEC la ceremonia de entrega de premios del Programa Egin eta Ekin 2017-18. Este programa impulsado desde el Departamento de Desarrollo Económico y Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia quiere fomentar la cultura emprendedora entre los estudiantes de secundaria y bachillerato de Bizkaia.

Este año se cumplía el décimo aniversario de la puesta en marcha de este proyecto y los organizadores tiraron la casa por la ventana con regalos para todos los participantes, actuaciones musicales y la presencia del diputado foral Imanol Pradales Gil.

Pero como todos los años el plato fuerte era el momento de la entrega de premios. La competencia es feroz. El número de participantes este año ascendía a 920 pertenecientes a 24 centros de Bizkaia. Nosotros participábamos en la categoría de Planes de Negocio que es la categoría para los estudiantes de bachillerato. Aunque sabíamos que la calidad de los proyectos que habíamos presentado era alta cuando vimos el número de planes de negocio presentados este año he de reconocer que nos vinimos un poco abajo ¡115!

Nerviosos asistimos a la entrega de los premios especiales a los proyectos más respetuosos con el medio ambiente, con la igualdad de género y a los inventos de los alumnos y alumnas de secundaria. Entonces llegó el momento de la verdad. La presentadora del evento se acercó al micrófono y anunció que el 2º premio en la categoría de Planes de Negocio era para JM Bilbao Ikastetxea con su proyecto PortBatt. Los alumnos dieron un grito de alegría. ¡No se lo podían creer! Uno a uno fueron diciendo sus nombres: Inés Larrea, Sofía Latas, Marta Inunciaga, Iñigo Buces y Lucas De Rojo y subieron al escenario. Allí entre risas explicaron como su proyecto de una batería portátil para coches eléctricos se les había ocurrido “sin más” (nervios del directo) y después de las consabidas fotos con el consejero volvieron a sus asientos entre los aplausos de todo el pabellón.

Tras cinco años de participación por fin habíamos logrado el 2º premio. Pero lo más importante es que nuestros alumnos y alumnas han aprendido que quien se esfuerza y persevera consigue llegar a la meta. Egin eta Ekin!